“Lo más bonito del vino es poder compartirlo”. Raúl Igual nos da la clave de la felicidad en un mundo crispado.

¿De qué nos serviría abrir la mejor botella de vino del año si estamos solos? Nuestro ya campeón lo tiene claro: “lo más bonito del vino es poder compartirlo, beberlo en compañía”, dice Raúl Igual.
Y da igual si es vino con gaseosa, vino en porrón, vino de bota o de tetrabrick. “A mí me gusta el vino de cualquier modo pero claro, con moderación”.  Y reconoce que en verano, le echa gaseosa porque prefiere refrescarse con esta bebida que con otras no nacionales que tanto han proliferado.

Raúl Igual aún recuerda cuando tomó su primer vaso de vino. Y fue, como la mayor parte de los que ya tenemos unos años, a una edad temprana y en casa. Entonces era un  hábito extendido. De hecho, hasta hace poco en España era considerado un alimento que se compraba a granel pero con muy buena relación calidad-precio. Ya lo decía Platón: “El vino es la leche de los ancianos”.





El mejor sumiller de España nos hace estas confesiones desde Teruel antes de coger el vuelo hacia Japón donde le esperan tres intensos días de pruebas dentro del Mundial de Sumilleres.

Hasta llegar allí, Raúl ha tenido que trabajar mucho. Buena parte de su vida profesional ha estado encaminada a llegar hasta aquí. Por eso, cualquier momento le ha servido para aprender. Hasta cuando está con sus amigos: “me traen botellas de vino tapadas con papel de aluminio para hacer catas ciegas y ver si acierto”, dice. Y por supuesto, con los miembros del club de catas del que forma parte y al que pertenecen muchos aragoneses que disfrutan con esta bebida milenaria cuyos orígenes se remontan 7.000 años atrás.


Así que ya lo sabéis: cualquier momento es bueno para ser felices. O lo que es lo mismo: cualquier momento es bueno para una copa de vino. Eso sí: ojo con excederse.
Nosotros, vamos a seguir a rajatabla el consejo de Raúl y vamos a compartir con vosotros a partir del próximo lunes 120 botellas de vino Lagar D’Amprius al comprar con la tarjeta SOYDETERUEL. Disfrutad en compañía que ¡por fin es viernes! 



Tu opinión nos importa