Noticias Home

El Centro Comercial Abierto (CCA) de Teruel y la empresa Tipsa, especializada en transporte y mensajería, firmaron ayer un nuevo convenio para mejorar el servicio de reparto a domicilio de los establecimientos y las condiciones de paquetería de los asociados.

El acuerdo fue suscrito por el presidente del CCA, Javier Gómez, y el gerente de Tipsa en Teruel, Arturo Sánchez, y se amplia para que, además, los comerciantes y profesionales asociados puedan utilizar los servicios de la compañía de transporte a nivel nacional en condiciones ventajosas.

El reparto a domicilio se inició en 2005, cuando el Centro Comercial Abierto adquirió una furgoneta para implantarlo. Desde entonces, el servicio ha sido utilizado por alrededor de cincuenta de los 170 establecimientos asociados con los que cuenta la asociación, según explicó ayer su gerente, Rodolfo Pangua.

En estos momentos se realiza una media de seis portes diarios, cuyo coste asume en muchos casos el propio comercio como una oferta más a sus clientes. "La gente se da cuenta de que sus ventas pueden crecer si lleva el producto a casa del comprador", comentó Pangua.

Este servicio contribuye también a transmitir una imagen del Centro Comercial Abierto como zona unificada de compras, porque "un cliente puede adquirir productos en varios establecimientos y se le envían a domicilio en un único servicio de transporte", añadió.

El reparto se realiza en el casco urbano y en los barrios rurales a precios muy competitivos. El envío de hasta dos bultos cuesta 2,90 euros y si el mismo cliente compra en más de un establecimiento, en el segundo y siguientes se aplica una tarifa reducida de un euro, según explicó Marcial Monterde, comercial de Tipsa. A partir de tres bultos, el precio es de 3,40 euros.

La distribución de los paquetes se realiza en un máximo de 48 horas, tanto por la mañana como por la tarde. Para ajustarse a los horarios del cliente, la empresa contacta por teléfono con ellos para acordar el momento de la entrega.

Pangua comentó que el objetivo a largo plazo, cuando el Centro Histórico esté totalmente peatonalizado, es que la furgoneta del CCA adquiera un mayor protagonismo en la tareas de reparto en esta zona, a la que accederían menos vehículos de carga y descarga con el consiguiente efecto ambiental positivo en la reducción de emisiones.

Comparte

Artículos relacionados

Tu opinión nos importa